La importancia de consumir sal natural

He leído varios artículos sobre las diferencias que hay entre la sal natural (proveniente de salinas o montañas) y la sal resultante de procesos químicos.

A veces nos dejamos guiar en nuestras compras por el precio de venta de un producto y, al no conocer las cualidades de un alimento o de otro, simplemente optamos por el más económico. Me parece muy importante explicar las diferencias nutricionales que hay entre la sal natural y la sal común de mesa para que tengamos la opción de elegir el producto más saludable (o menos nocivo).

La sal natural es resultado de la evaporación del agua en mar o montañas y normalmente no viene modificada químicamente. Contiene 84 elementos que ya forman parte de nuestro organismo y que contribuyen, si se consumen moderadamente, al correcto funcionamiento del mismo. No me atrevo a generalizar porque siempre hay excepciones, pero normalmente no suele haber aditivos en los envases de sal natural.

La sal de mesa común es puro cloruro de sodio producto de laboratorio, rápido y fácil de producir pero nutricionalmente pobre y, según algunos artículos que os voy a poner a continuación, altamente tóxica. Además no contiene los minerales que sí encontramos en la sal natural, ya que su propósito es dar un sabor salado a los alimentos que cocinamos, nada más.

Hay que tener en cuenta que, en nuestra sociedad, el consumo de sal sobrepasa mucho las cantidades recomendadas porque, como pasa con el azúcar también, no sólo ingerimos la sal que nosotros mismos echamos a la comida, sino que los alimentos envasados ya llevan altas cantidades de esos dos aditivos (es una forma de evitar que se deterioren los alimentos).

salt-924813_960_720

Mi opinión es que si está de por medio la salud no hay que escatimar, sobre todo en informarse: una mala costumbre puede llevar a sufrir graves consecuencias para nuestros riñones y nuestro organismo en general.

Además hay que pensar que la mayoría de salinas pasan por graves dificultades económicas, porque mantener esos espacios tan grandes vendiendo un producto que lucha contra tan dura competencia, es muy difícil. Muchas de ellas se están reconvirtiendo en observatorios, puntos de interés turístico, restaurantes, museos, etc. para hacer frente a los gastos que la simple venta de sal no cubre. Así que animo a consumir sal marina, a poder ser local, para ayudar nuestros pequeños productores y sal natural en general, para vivir sanos mucho más tiempo.

Aquí abajo les dejo una muestra de interesantes artículos en los que encontrarán mucha información relacionada con el tema.

 

Tipos de sal

LA SAL DE MESA: PURO VENENO

SAL COMÚN VS SAL MARINA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s